La Cartuja es un Monasterio de monjes de clausura, que está ubicado en lo que fue una finca, o carmen de recreo musulmana denominada Aynadamar o Fuente de las Lágrimas que tenía una gran riqueza de agua y árboles frutales. La idea de construir el Monasterio en ese lugar partió de Gonzalo Fernández de Córdoba conocido como El Gran Capitán. La donación de los terrenos para edificar en esa finca se produjo en Loja en 1513. Las obras se empezaron a continuación pero sufrieron un parón como consecuencia de la muerte del Gran Capitán acaecida en 1515, y fueron reanudadas en 1519 y concluidas en 1545.

El Monasterio sufrió grandes desperfectos durante la Guerra de la Independencia, y perdió la finca mucho terreno en 1837 como consecuencia de la desamortización de Mendizábal. En la actualidad (2008) el Monasterio pertenece a la Orden de los Cartujos, dependiendo directamente de de la Diócesis de Granada.

Las instalaciones actuales son visitables por los turistas, destacando de la visita el Claustrillo, la Capilla De Profundis, donde los monjes hacían sus penitencias, la Sala Capitular de Los Legos, se sigue la visita hacia la Sala Capitular de los Monjes, donde los monjes se reunían a deliberar y donde se pronunciaban sus sermones, gracias a las condiciones acústicas de la sala. La Iglesia es de estilo barroco y fue construida hacia 1662, está dividida en varias zonas una para los monjes, totalmente aislada e incomunicada con el resto de la iglesia, otra para los fieles y otra para los legos. El Sancta Santorum se encuentra tras el altar y allí se guardan las reliquias que posee el Monasterio. Cabe destacar por su belleza artística la cúpula de la iglesia, pintada al fresco por Antonio Palomino y Juan Risueño, al final del recorrido se accede a la sacristía donde hay cuadros de gran valor y otros objetos eclesiásticos.

La Catedral de Granada es un templo católico, sede de la diócesis de la ciudad. Se asienta sobre la gran mezquita nazarí de Granada. El templo fue construido durante el renacimiento español. Está ubicada en el centro de la ciudad. Por la catedral pasan todos los pasos procesionales de las hermandades de la Semana Santa.

La Historia de la Catedral se inicia a comienzos del siglo XVI, poco después de la caída de Granada en manos de los Reyes Católicos, se encargó a Juan Gil de Hontañón y Enrique Egas las obras de la catedral. Fue con el reinado de Carlos I de España cuando se realizaron numerosas construcciones en la ciudad de Granada, dada la intención del monarca en convertir a la urbe en el modelo de ciudad del siglo XVI. Así la construcción de la catedral de Granada será coetánea a las del palacio cristiano de la Alhambra, la Universidad y la chancillería (tribunal supremo).

La catedral es concebida en 1506 por Enrique Egas tomando como modelo la Catedral de Toledo. Así que inicialmente fue un proyecto gótico, tal y como era habitual en la España de las primeras décadas del siglo XVI. Sin embargo, se relevó a Egas y se encargó la obra a Diego de Siloé quien en 1529 retomó el proyecto aprovechando lo ya construido y modificando el planteamiento hacia una estética plenamente renacentista. El autor traza las líneas renacentistas de todo el edificio sobre los cimientos góticos, con girola y cinco naves en lugar de las tres habituales. Combina en su estructura elementos de otros órdenes arquitectónicos. A lo largo del tiempo, se continuarán desarrollando proyectos artísticos de importancia. Es el caso de la reforma de la fachada principal emprendida por Alonso Cano (1601 – 1667) en 1664 en la que se introducen elementos barrocos. En 1706 Francisco de Hurtado Izquierdo y posteriormente su colaborador José Bada construyen el actual sagrario de la catedral. En él, el autor rompe su tendencia rococó, respetando la sobriedad de líneas y la estructura clásica del resto del templo.

Destaca la Capilla Mayor, donde se encuentran las estatuas orantes de los Reyes Católicos, que está compuesta por una serie de columnas corintias sobre cuyo capitel se encuentra el entablamento y sobre éste, la bóveda, que se encuentra, al igual que los espacios inferiores sobre las columnas, horadada, albergando una serie de ventanales.

La fachada presenta una estructura encuadrada en forma de arco del triunfo con portadas y lienzos de empotrados. Las pilastras no tienen capiteles si no resaltes esculpidos en la pared, así como medallones de mármol adosados.Encima de la puerta principal un tondo de José Risueño sobre la Anunciación, también en mármol. Destaca también la presencia en la parte superior de un jarrón con azucenas, aludiendo al carácter virginal y puro de la madre de Dios. El sagrario de 1706 mantiene las proporciones clásicas del templo, manteniendo las columnas múltiples del crucero las formas del orden compuesto de Siloé. Por esas fechas se dio por concluida la construcción de la catedral.

(fuente)