Monumentos de Granada


La Cartuja es un Monasterio de monjes de clausura, que está ubicado en lo que fue una finca, o carmen de recreo musulmana denominada Aynadamar o Fuente de las Lágrimas que tenía una gran riqueza de agua y árboles frutales. La idea de construir el Monasterio en ese lugar partió de Gonzalo Fernández de Córdoba conocido como El Gran Capitán. La donación de los terrenos para edificar en esa finca se produjo en Loja en 1513. Las obras se empezaron a continuación pero sufrieron un parón como consecuencia de la muerte del Gran Capitán acaecida en 1515, y fueron reanudadas en 1519 y concluidas en 1545.

El Monasterio sufrió grandes desperfectos durante la Guerra de la Independencia, y perdió la finca mucho terreno en 1837 como consecuencia de la desamortización de Mendizábal. En la actualidad (2008) el Monasterio pertenece a la Orden de los Cartujos, dependiendo directamente de de la Diócesis de Granada.

Las instalaciones actuales son visitables por los turistas, destacando de la visita el Claustrillo, la Capilla De Profundis, donde los monjes hacían sus penitencias, la Sala Capitular de Los Legos, se sigue la visita hacia la Sala Capitular de los Monjes, donde los monjes se reunían a deliberar y donde se pronunciaban sus sermones, gracias a las condiciones acústicas de la sala. La Iglesia es de estilo barroco y fue construida hacia 1662, está dividida en varias zonas una para los monjes, totalmente aislada e incomunicada con el resto de la iglesia, otra para los fieles y otra para los legos. El Sancta Santorum se encuentra tras el altar y allí se guardan las reliquias que posee el Monasterio. Cabe destacar por su belleza artística la cúpula de la iglesia, pintada al fresco por Antonio Palomino y Juan Risueño, al final del recorrido se accede a la sacristía donde hay cuadros de gran valor y otros objetos eclesiásticos.

Albaicín (o Albayzín) es un barrio de origen Andalusí muy visitado por los turistas que acuden a la ciudad, debido a sus connotaciones históricas, arquitectónicas y paisajísticas.

Su origen se remonta a la existencia de asentamientos de la época ibera, y existió un poblamiento disperso romano. No hay datos de asentamiento islámico anterior a la llegada de los ziríes, cuando fundaron el reino zirí (1013) que fue cuando se rodeó de murallas (Alcazaba Cadima. Constituye uno de los núcleos antiguos de Granada, junto con la Alhambra, el Realejo y el Arrabal de Bib-Rambla, en la parte llana de la ciudad.

Este barrio tuvo su mayor influencia en la época de los Nazaríes, y por eso mantiene la trama urbana del periodo nazarí, con calles estrechas, en una intrincada red que se extiende desde la parte más alta (S. Nicolás) hasta el curso del Río Darro y de la calle Elvira, que se encuentran en Plaza Nueva. El tipo tradicional de vivienda es el carmen, compuesto por una vivienda exenta rodeada por un alto muro que la separa de la calle y que incluye un pequeño huerto o jardín. Fue característico de dicho barrio la canalización y distribución del agua potable a través de aljibes; en total se han podido constatar unos 28; de los cuales, una gran mayoría siguen aún en uso.

El Albaicín fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en sesión celebrada en 1984. De su riqueza arquitectónica cabe destacar los siguientes elementos:

  • Muralla Ziri, de la Alcazaba Cadima. Arco de las Pesas o Puerta Nueva
  • Muralla Nazarí, Puerta de Fajalauza, Torres de la Alhacaba, Puerta Monaita, Puerta de Elvira.
  • Iglesia de El Salvador (antigua mezquita mayor), San Cristóbal, San Miguel Bajo, San José, San Gregorio, San Ildefonso, San Juan de los Reyes (todas antiguas mezquitas).
  • Palacio de Dar-AlHorra, El Bañuelo, Alminar de Almorabitun. Aljibe de Trillo, Casa de los Mascarones, Casa de Yanguas.
  • Santa Ana, San Pedro, San Cristóbal, San Miguel alto.
  • Casa de Porras, Casa del Almirante, Casa de Castril, Casa de la Lona, Casa de los Córdoba.
  • Real Chancillería.

La Capilla Real de Granada está unida y comunicada con otros importantes edificios granadinos como Lonja, Catedral e Iglesia del Sagrario, fue edificada sobre el antiguo solar de la Mezquita Mayor. Allí se encuentran enterrados los Reyes Católicos, Juana la Loca y Felipe el Hermoso. Los Reyes Católicos escogieron como lugar de enterramiento la ciudad de Granada, creando, mediante Real Cédula de fecha 13 de septiembre de 1504

La Capilla Real. Comenzó a construirse en el año 1505 por Enrique Egas y siguió su construcción en varias etapas como se vislumbra por los estilos que en ella se aunan: gótico -fábrica y ornamentación-, renacimiento -sepulcros- y el arte granadino de los ss. XVII y XVIII -Capilla de la Santa Cruz-. En ellas se dieron cita los más importantes artistas del momento: Domenico Fancelli y Bartolomé Ordóñez -sepulturas-, Bartolomé de Jaén -la reja-, Felipe Bigarny, Alonso Berruguete y Jacobo Florentino -retablo Mayor y de la Santa Cruz-, Machuca, Siloe, Francisco Díaz del Rivero y Alonso de Mena. en estilo gótico. A lo largo de los años fue dotándose de obras de arte, objetos litúrgicos y reliquias.

El Museo fue creado en el año 1913. Y recientemente ha sido objeto de una nueva instalación museográfica, mediante la intervención del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, la colaboración del Institute Royale du Patrimonio Artistique de Bélgica, el Instituto per él Restauro de Roma, el Instituto de Conservación y Restauración del Ministerio de Cultura, la Universidad libre de Bruselas y la Universidad de Granada.

La Capilla Real fue declarada Monumento Histórico Artístico el 19/05/1884, teniendo la consideración de B.I.C. (Bien de Interés Cultural) en la actual legislación del Patrimonio Histórico Español (Ley 16/1985 de 25 junio).

Las piezas más destacadas del interior del templo son su retablo mayor, la reja y la cripta. En la Sacristía-Museo, se encuentra el legado de los Reyes Católicos. Destaca su galería de pinturas con obras de las escuelas flamenca, italiana y española, con cuadros de autores como Roger van der Weyden y Hans Memling además de un rarísimo ejemplo de Sandro Botticelli (La Oración del Huerto). Allí hay orfebrería, como la corona y el cetro de los Reyes Católicos; tejidos y libros de la Reina.

La Catedral de Granada es un templo católico, sede de la diócesis de la ciudad. Se asienta sobre la gran mezquita nazarí de Granada. El templo fue construido durante el renacimiento español. Está ubicada en el centro de la ciudad. Por la catedral pasan todos los pasos procesionales de las hermandades de la Semana Santa.

La Historia de la Catedral se inicia a comienzos del siglo XVI, poco después de la caída de Granada en manos de los Reyes Católicos, se encargó a Juan Gil de Hontañón y Enrique Egas las obras de la catedral. Fue con el reinado de Carlos I de España cuando se realizaron numerosas construcciones en la ciudad de Granada, dada la intención del monarca en convertir a la urbe en el modelo de ciudad del siglo XVI. Así la construcción de la catedral de Granada será coetánea a las del palacio cristiano de la Alhambra, la Universidad y la chancillería (tribunal supremo).

La catedral es concebida en 1506 por Enrique Egas tomando como modelo la Catedral de Toledo. Así que inicialmente fue un proyecto gótico, tal y como era habitual en la España de las primeras décadas del siglo XVI. Sin embargo, se relevó a Egas y se encargó la obra a Diego de Siloé quien en 1529 retomó el proyecto aprovechando lo ya construido y modificando el planteamiento hacia una estética plenamente renacentista. El autor traza las líneas renacentistas de todo el edificio sobre los cimientos góticos, con girola y cinco naves en lugar de las tres habituales. Combina en su estructura elementos de otros órdenes arquitectónicos. A lo largo del tiempo, se continuarán desarrollando proyectos artísticos de importancia. Es el caso de la reforma de la fachada principal emprendida por Alonso Cano (1601 – 1667) en 1664 en la que se introducen elementos barrocos. En 1706 Francisco de Hurtado Izquierdo y posteriormente su colaborador José Bada construyen el actual sagrario de la catedral. En él, el autor rompe su tendencia rococó, respetando la sobriedad de líneas y la estructura clásica del resto del templo.

Destaca la Capilla Mayor, donde se encuentran las estatuas orantes de los Reyes Católicos, que está compuesta por una serie de columnas corintias sobre cuyo capitel se encuentra el entablamento y sobre éste, la bóveda, que se encuentra, al igual que los espacios inferiores sobre las columnas, horadada, albergando una serie de ventanales.

La fachada presenta una estructura encuadrada en forma de arco del triunfo con portadas y lienzos de empotrados. Las pilastras no tienen capiteles si no resaltes esculpidos en la pared, así como medallones de mármol adosados.Encima de la puerta principal un tondo de José Risueño sobre la Anunciación, también en mármol. Destaca también la presencia en la parte superior de un jarrón con azucenas, aludiendo al carácter virginal y puro de la madre de Dios. El sagrario de 1706 mantiene las proporciones clásicas del templo, manteniendo las columnas múltiples del crucero las formas del orden compuesto de Siloé. Por esas fechas se dio por concluida la construcción de la catedral.

(fuente)